Cómo cuidarse un tatuaje

Los tatuajes para algunas personas resultan ser una pérdida de tiempo, sin embargo, para muchos otros son una bella forma de adornar nuestro cuerpo y es por esto que buscamos cada vez hacernos más y más, volviéndose en algunos casos una adicción. Pero admitámoslo, no todo es color de rosas, si no se tiene cuidado, se podría llegar a coger alguna infección que puede resultar incluso peligrosa para la salud de nuestra piel. Es por ello que siempre hay que tener un gran cuidado con nuestros tatuajes los primeros días, ya que mientras que sanan las heridas del proceso, la zona del tatuaje es un tanto delicada; por ello, aquí aprenderás cómo cuidarse un tatuaje.

Consejos sobre cómo cuidarse un tatuaje

Lo primero que debes saber es que el proceso de tatuado es básicamente la inyección de tinta a en la piel a través de una aguja; esto implica que haya heridas, que haya sangrado y que la piel quede expuesta. Además, dependiendo del tamaño del tatuaje y de los colores del tatuaje, estos pueden ser más o menos delicados al momento de curar. Teniendo esto en cuenta comencemos.

Primeros momentos del tatuaje

Ya una vez que hayas salido de tu sesión de tatuaje, comenzarás a notar los primeros efectos de la aguja en la piel; y es que una vez hayas terminado tu tatuaje, la zona del mismo estará completamente irritada e inflamada, esto es normal al principio, sin embargo debería ir calmándose en el transcurso del día. Lo más probable es que tu tatuador te indique los cuidados básicos que requiere tu tatuaje para que este sane bien y lo más rápido posible. También es muy común que el tatuaje sea cubierto con un plástico protector ya que se encuentra en la etapa más delicada del proceso de recuperación.

Retirar el plástico protector y limpiar el tatuaje

Una vez transcurridas las primeras 4 horas luego de haber cubierto el tatuaje, es necesario que retires el plástico protector. Una vez que hayas retirado el plástico, deberás limpiar correctamente el tatuaje y volverlo a cubrir nuevamente con un nuevo plástico. Ten en cuenta lo siguiente:

Lávate bien las manos

Es importante que tus manos no estén sucias; en general, debes lavar muy bien tus manos y todo lo que entre en contacto con tu tatuaje para así evitar cualquier posible infección. Esto es uno de los puntos más importantes al cuidarse el tatuaje. Cuando no se tiene cuidado con la higiene las infecciones pueden ser un problema muy grave.

Usa jabón neutro o antibacterial

Esto es importante para eliminar cualquier posible bacteria y mantener saludable el tatuaje. Este lo usarás para lavar la zona del tatuaje junto con abundante agua. Otra de las ventajas es que este jabón no produce efectos secundarios en el área del tatuaje.

Usa una crema recomendada por tu tatuador

Generalmente tu tatuador es el que te recomendará que cremas usar según el tatuaje que te realices; algunas cremas pueden por ejemplo alterar los colores utilizados en el tatuaje. Esta crema también debe ser hidratante y ayudar en el proceso de cicatrización. En caso de que no consigas la recomendada, puedes optar por Bepanthol o una similar, ya que es una de las más neutras. La crema es fundamental para un buen cuidado del tatuaje.

Evita la luz del sol

Esto es importantísimo; debes evitar a toda costa la luz del sol en tu tatuaje. Para lograr este objetivo es importante que cubras la zona del tatuaje con alguna prenda, preferiblemente negra; de esta forma evitarás que tu tatuaje entre en contacto con la luz del sol. Una exposición directa a la luz del sol puede provocar una decoloración y estoy seguro de que eso no es algo que te llame la atención.

Las costras son intocables

Bajo ninguna circunstancia deberás retirar las costras. Esto es fundamental para cuidarse el tatuaje. Al retirar una costra existe el riesgo de que parte de la pigmentación se vaya con ella; y al menos que quieras quedar con un tatuaje disparejo, es mejor dejar las costras quietas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta